top of page

La Gran Madre


Llevo a la Gran Madre en mis huesos. La que me indica la razón de mi presencia, la que todo lo sabe y todo lo tiene. La que ve.

Llevo mis propios arreglos, mis cantos y cuentos Llevo el fuego creador de la vida, de risas y de inventos. Llevo el amor y el instinto, el deleite del encuentro. Llevo oculta en la piel la que todo lo siente y todo lo cuida. Llevo la brújula del instinto que no pregunta razones, ella sabe que sabe.

Tengo en mí a la Gran Madre, la traductora de sueños, la que habla el lenguaje del alma, la que abraza y acuna. Soy la forma y la sustancia en la rueda infinita sin principio ni fin. Todo lo traigo conmigo, soy vehículo y destino.

Llevo a la Gran Madre en mi sangre.

Nada he de temer entonces, si soy capaz

de dejar abierta esta puerta para que brote

incesante, el flujo de agua sagrada que inunde

para siempre

mi alma.


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Aguas que limpian

Las aguas que llevo quieren limpiar a la mujer que me habita, abrazar el dolor de todas aquellas que traigo en mi sangre, mujeres sufridas, mujeres dolientes, de corazones salvajes encerrados en jaula

Mujer

Mujer, ¡te apareces por todos lados! Todos los libros te nombran, todas las voces te cantan. Te presentas ante mí insistente, para que, al fin, pueda verte. He decidido abrazarte Mujer. Aferrarte a mi

bottom of page