Procesos Individuales

Esta es una terapia 5.0, de última generación. Para acceder a la quinta dimensión de consciencia. 
Es lo más moderno y actualizado para desarrollar el Nuevo Humano en cada uno de nosotros. 

Esta sabiduría está escrita en la Naturaleza y ahora estamos aprendiendo a leerla.  

Transformarse o cambiar no es magia, requiere tiempo, dedicación y disciplina personal. Pero por sobre todas las cosas, implica ser responsable de no mismo, de su propia vida y de sus elecciones. El camino de transformación es personal e intransferible, y la vida ha dispuesto ayudas, pistas, situaciones y personas en nuestra existencia que, si las podemos ver más allá de las apariencias, son señales que nos marcan el camino de evolución.

 

Los caballos funcionan como una de esas pistas. Lo que ocurre en una sesión individual, más allá de lo que uno cree que necesita transformar, es impredecible y totalmente sagrado. Ellos interactúan en relación a nuestra presencia y lo que vamos trabajando y aprendiendo en el proceso. A veces proponen mirar el plano más visible del hacer y nos enseñan nuevas habilidades humanas, otras entran más hondo en las emociones y algunas veces recrean situaciones pasadas del sistema personal o familiar para permitirnos sanar y ordenar.

 

Los caballos son un termómetro de lo que se necesita trabajar en cada momento, en función de lo que trae la persona y las puertas que está dispuesta a abrir en ese momento. Nunca se abrirá una puerta por la que no se esté preparado para atravesar. Por eso el trabajo es sagrado, amoroso y respetuoso de cada ser. 

Me gusta decir que ofrecemos, con los caballos, una "estación de servicio para el alma", donde la persona llega a trabajar con todos sus vehículos a cuestas -físico, emocional, mental- ajusta los niveles de "agua y aceite, actualiza su GPS' y luego continua su propio viaje con sus propios recursos, alineados y completos. Si quieres hacer tu parada, envíame mensaje aquí

345A1347.jpg

Sesiones individuales

Viendo lo invisible

Según las neurociencias, funcionamos en automático el 95% del tiempo. Creencias, mandatos, ilusiones, costumbres, experiencias pasadas, todo eso condiciona nuestra vida de manera inconsciente. 

Los caballos nos hablan con imágenes y gestos que despiertan esta conciencia dormida.

20201218_100744_edited.jpg

Retiros

Un tiempo sagrado 

Un día completo, o un par de días, de dedicación exclusiva a uno mismo. Trabajo en sesiones con los caballos, tiempo de silencio y quietud, meditación y reflexión consciente. 

Una pausa imperdible para encontrarse