top of page

Aguas que limpian


Las aguas que llevo quieren limpiar

a la mujer que me habita,

abrazar el dolor de todas aquellas

que traigo en mi sangre,

mujeres sufridas, mujeres dolientes,

de corazones salvajes

encerrados en jaulas.

Mis aguas limpian sus llantos,

y también el mío,

para volver a la vida,

a caminar junto al hombre,

mirarlo a los ojos

y entregarle el perdón.

No puedo ya ocupar espacios

con dolores ajenos.

He de abrir puertas al amor profundo

borrando las huellas del dolor,

de todas las mujeres que soy.

Lavo con las mismas aguas

las manos del hombre

y perdono.

Con el corazón abierto y los ojos húmedos,

Perdono.

Honro a la mujer, madre, niña, rebelde,

para que vuelva a la senda

de sentirse tierra,

de sentirse viva

de sentirse libre.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

La Gran Madre

Llevo a la Gran Madre en mis huesos. La que me indica la razón de mi presencia, la que todo lo sabe y todo lo tiene. La que ve. Llevo mis propios arreglos, mis cantos y cuentos Llevo el fuego cr

Mujer

Mujer, ¡te apareces por todos lados! Todos los libros te nombran, todas las voces te cantan. Te presentas ante mí insistente, para que, al fin, pueda verte. He decidido abrazarte Mujer. Aferrarte a mi

bottom of page