top of page

La hoja en blanco me duró poco

Mi alma ya dictó algunas frases en mi plan para 2024....


Terminé 2023 proponiendo volver a poner la hoja de ruta en blanco, para no hacer nada de manera automática. en el 2024. Así es como se maneja en realidad el ego.; es un excelente alumno repetidor de las experiencias pasado, los mandatos y recomendaciones culturales, sociales y familiares. Pero realmente el ego de por sí no sabe recibir la info del ser superior a menos que lo prepares conscientemente para eso.


Por supuesto esto requiere trabajo y mucha voluntad, práctica y disciplina. Es el camino interior. Como no es dado ni tan obvio ni tan fácil, cuesta iniciarlo. Pero una vez que empezaste a caminar al mando de tu ser espiritual, toda tu vida se transforma completamente. Por eso después buscás profundizar y pulir esta ruta.


Si no haces este salto de consciencia, te puede ir mejor o peor un año, tener más logros, más éxitos, más o menos disfrute y situaciones relevantes, pero seguirás repitiendo lo ya aprendido. Y como yo misma soy para mí, la muestra perfecta de que desde mi personalidad nunca jamás hubiera planificado hacer lo que hoy hago ni vivir la vida desde el lugar de entendimiento del corazón que hoy vivo, sé que necesito puentear a la personalidad al momento de plantearme metas e ideales. Ahí si pregunto al alma. Después por supuesto necesito un instrumento bien ajustado para poner llevarlo a la realidad. Una personalidad dócil -con el alma--, coordinada, coherente y vivaz; integrada.


Justamente, casualmente, precisamente...es acá conde el alma apuntó su pluma y escribió. Te lo comparto en este primer podcast de Mis manos en voz en este año y acá te cuento lo que escribí apenas terminé la meditación de la mañana, que me ayudó a separar la paja del trigo para distinguir lo real de lo ilusorio. Empecé mi trabajo interior de este tiempo a meditar sobre la integración de la personalidad y vino la luz....Como ejercicio, quizá te sirva a vos también!

 

He estado cavilando desde hace tiempo sobre si hacer o no un programa de podcast. Tuve un inicio el año pasado, pero lo abandoné, no lo terminé, lo dejé en suspenso. Las razones de este comportamiento fueron quizá la falta de compromiso real con el propósito, y la necesidad del ego de controlar el resultado y el impacto de su accionar. Al no tener un feedback directo y claro del impacto aparente de mi trabajo, me fui desanimando. Al pequeño yo no le resultaba negocio el esfuerzo. Claro, es que el servicio no es un negocio para el ego.

 

Cada tanto, no obstante, tenía el mensaje de alguna persona que había escuchado el programa y le había servido para alguna cuestión. Es decir, alguna pista de utilidad concreta estaba teniendo, aunque no del modo en que el ego esperaba.

 


Este año inicié sin ningún plan específico del ego para dejar que sea el alma quien dicte mi tarea, y de un modo u otro vuelve a aparecer la idea del podcast. El ego enseguida empieza a boicotear la idea en sí, diciendo que es un impulso del ego, que no está claro que sea el alma quien pide este servicio, que necesito confirmación, que no sé bien el formato, que bla, bla… 

Ayer me había propuesto avanzar de todos modos, ya que el propósito de esta tarea excede los intereses de la personalidad -justamente por ello el ego invita a dudar-, está orientado a un bien mayor y tiene utilidad para alguien. Hoy, al sentarme apenas a escuchar a mi ser interno en la meditación sobre qué es la integración de la personalidad, aparece la respuesta contundente antes incluso de hacer la pregunta.

¡El alma es veloz en pasar la información cuando el canal está abierto y despejado!

Si integrar la personalidad es poner en coherencia el pensar, con el sentir y el hacer, esta situación del podcast-no-podcast deja expuesto con claridad el desvío. La mente concreta crea formas mentales que sí, luego entiendo que es mi cuerpo emocional que no se alinea en la intención y no aporta toda la energía necesaria para vitalizar la idea y luego, por lo tanto, la indicación no llega con claridad al cuerpo físico, por lo tanto, no realiza ninguna acción. De modo que, la respuesta a la integración es conducirme a realizar la acción. Puedo accionar desde la mente, poner en práctica la orientación y control del cuerpo emocional y así permitir que el físico actúe en respuesta.


El propósito de esta tarea es noble y está orientada al bien común. Reconozco como atributo de mi alma cierta ductilidad y facilidad para pensar y expresar con claridad conceptos complejos de la vida espiritual del hombre, compartiendo mis propios aprendizajes.

Si alguien lo escucha físicamente, mejor. Pero, de todos modos, sé que al hacer esto estoy generando un aporte de doble vía al Plan:

Por un lado, trabajo conscientemente en alinear e integrar mi personalidad, paso esencial para avanzar en el camino de integración profundo. Si creo una forma mental, me hago cargo hasta su manifestación, para no dejar el campo mental lleno de formas inconclusas que obstruyen el camino. Aprenderé así a ser cuidadosa con la generación y sostenimiento de ciertos pensamientos, orientando el instrumento hacia propósitos útiles y no hacia divagues mentales.  Por el otro, contribuiré con la palabra a la reflexión y a la disponibilidad de conceptos espirituales en la vida cotidiana, disponiendo formas mentales definidas para que otros puedan acceder a ellas y continuar con el proceso de creación. Aporto con mis instrumentos a purificar, ordenar y clarificar el cuerpo mental de la humanidad en servicio al Plan de amor y de luz.

 

Tengo ya dos motivos relevantes para ponerme en marcha. El costo es únicamente el esfuerzo del ego. La respuesta es clara, al menos como ejercicio de integración de mi propio instrumento bien vale el esfuerzo.


¿Querés escuchar el primer episodio? Hacé click ACÁ

¡Qué desafiante es estar integrado entre lo que penas, sentis, y hacés! En este episodio te comparto mi propia experiencia, mis cavilaciones y mi jaque mate para iniciar este programa de podcast semanal! Es un compromiso conmigo, te cuento cómo pasé de tener una hoja en blanco para este 2024 y pedirle a mi alma que me escriba mis próximos pasos, a comprometerme con este plan al día 4 del año!!!


En este link te podés suscribir al canal y recibir la notificación del nuevo episodio.

También lo podés ver en video por mi canal de youtube o desde la web de Caballo Alado.en la sección videos.



Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page