Cuerpo y sustancia


Carece de sentido el cuerpo si no está lleno con la sustancia del amor. No tienen en sí propósito trascendente ni el cuerpo, ni el sentir ni el pensar, si no encuentran un norte que unifique, que de sentido a su existencia.

Visto desde afuera, el cuerpo y sus sistemas más sutiles, las sensaciones, las emociones, los pensamientos, crean formas vacías sin color ni sustancia. Construyen estructuras complejas sobre bases de arena, que duran el tiempo de la espuma en el mar. El cuerpo al final muere sin dejar larga estela, las riquezas o infortunas no pasarán al otro lado del puente, nada de esto puede llevarse consigo. Visto desde afuera, las máscaras y disfraces a los que echa mano el yo para inventarse en la forma, pedir un lugar entre los nuestros, hacerse ver, se hacen más densas y pesadas cuanto más imploran la aprobación del afuera. Las razones y creencias sellan las salidas de emergencia en este juego de la vida, las ideas y los dogmas esquilman las alas y no permiten salir por arriba en este laberinto.

El hacer que no esté guiado por la sustancia sublime del amor carece de completo sentido. Se desarmará, tarde o temprano.

En cambio, visto desde adentro el cuerpo y sus instrumentos son la varita mágica del cosmos para crear belleza, son el medio y no el fin, la vía regia para construir la forma con propósito, y transformar todo lo visible en manifestación del amor. Las razones y las máscaras pueden caerse sin miedo, no hay pudor en mostrarse desnudo, somos aprendices del instante olfateando como perros el sendero del amor.

Visto desde adentro, este herramental encuentra Dueño que tiene alas y vuelo, y una libertad infinita: sin dudarlo un instante desteje credos y ataduras, desarma estructuras y prejuicios, borra la memoria innecesaria alojada en el cerebro que mantiene al cuerpo atrapado en las redes del tiempo, busca nuevos sentidos para comprender lo vivido. y transformarlo en combustible divino.

Cuando se vive desde adentro las sensaciones dan pistas certeras, las emociones deseo de luz y verdad, el pensar se convierte en virtud. Entonces, el instrumento completo encaja perfecto, ensambla sus partes. Nada está de más ni molesta. Ni sentir avergüenza ni pensar limita.

Todo eso que creamos en la forma en esta vida resulta efímero y pasajero visto desde afuera, se desvanece a fin de cuentas y nunca es suficiente. Más, visto desde adentro todo cobra sentido y es inmenso. Cuando se comprende el verdadero propósito del yo, para qué tiene el hombre personalidad, cómo ha de enlazar desde adentro cuerpo, emociones y pensamientos con el hilo divino del Ser, se crea entonces bondad, verdad y belleza. Se supera la forma para obtener sustancia, se crea eso que perdura, lo que está detrás y que, en verdad, completa. Se alcanza el fin y el propósito, se logra la alquimia mágica de materia y luz,

Sabrás, tú mismo si estás mirando la vida desde afuera o desde adentro: cuando hagas una pausa y dejes que hable el silencio.


Entradas Recientes

Ver todo

Me estoy quedando ciega

Me estoy quedando ciega de los ojos físicos. Esto es fruto del caminar, no es ningún castigo. Ahora estoy empezando a ver con los ojos del alma, y les aseguro que es inmensamente más bello. La f

ADN

Hay filamentos guardados en el fondo de mi cuerpo, invisibles y silenciosos desde eones, que empiezan ahora a activarse como colas de renacuajos. Están dispersos en algunas partes de mi cuerpo, cu

Como el agua

Así como el agua horada la piedra a su antojo tallando paciente, gota a gota, los surcos y puentes por donde fluir su savia, así, tu alma, horada tu cuerpo creando nuevas células, arrastran

info@caballoalado.com.ar
+54 9 11 5809 1495 
Chascomús, Buenos Aires
Argentina
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo