A la Madre


Madre,

me guardaste en tus latidos

durante nueve lunas,

mi corazón copió tu ritmo

y hasta tus suspiros,

y seguramente también

los de tu madre y de todas las madres de tu sangre

Me ofreciste tu dedo pulgar

para que enrollara ahí mis deditos

y pudiera dar mi primer paso.

Tu mano y tu mirada

siempre fueron caricia,

Tu pecho, mi morada innegable.

Aún hoy, que no puedo tocarte,

la sigo teniendo.

Madre,

maga del alma,

supiste mostrarme el mundo

a tu manera y con tus gestos,

con tus colores y tus formas,

las que veían tus ojos

y sentían tus manos.

Generosa Madre

te honro.

Ofreciste tu nave

para traer mi alma a esta tierra

a danzar la Gran Danza de la vida,

tal vez pudiéramos

juntas,

copiar su ritmo secreto.

¡Cómo no habré de honrarte Madre!

Eso sólo, que parecía tan simple y obvio,

me resulta ahora magnánimo.

Deshilvana en un instante

los dolores del pasado.

Esa era tu misión:

crear células y células de existencia

para que yo misma descubriera el mundo,

sus bellezas y sus sombras,

sus abismos y horizontes.

Madre,

te honro.

Con todo mi ser

te honro.

Gracias por tus latidos.

Gracias por tu mirada.

Gracias por tu sonrisa.

Gracias por tus palabras.

No es un acto fortuito

haber nacido en tu vientre.

Recién después de incontables pasos

lo puedo ir descubriendo.

Madre sólo hay una

y por un milagro del cosmos,

en un plan que resulta perfecto,

me tocó a mí ser tu hija.

Madre,

te honro

con mi corazón abierto

y la cabeza inclinada,

te venero.

No hay dolor ni ilusión

por lo que no fue.

Te venero por lo que sos,

por lo que fuiste.

Un alma simple y gigante,

que me pescó entre los astros

para invitarme aquí a la tierra

a probar la delicia de los dioses

y saciarme de amor.


info@caballoalado.com.ar
+54 9 11 5809 1495 
Chascomús, Buenos Aires
Argentina
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo