FBEE4784-504F-4AEB-A517-284952B748F8_1_105_c.jpeg

A tu corazón a caballo

Que el corazón es la sede de algo más no es ninguna novedad, aunque la ciencia está descubriendo cada vez más sus virtudes. En todas las culturas, el corazón tiene un rol central, no tanto como órgano sino como símbolo. 

El corazón es el centro del ser humano como el sol lo es de nuestro sistema planetario. Cuando somos capaces de abrirnos a su poder y dejar que la voz del corazón se expresa, toda la vida se transforma por completo. Porque ahí en el corazón reside el verdadero poder espiritual del ser humano. Es el motor que activa cualquier idea, pensamiento, imagen, que al pasarla por el corazón hace posible lo que parece imposible. Desde lo más simple como llenar tu vida de vitalidad y voluntad hasta mover montañas...y cumplir tus sueños. 

La ciencia ha avanzado muchísimo estudiando el poder del corazón. Si bien las investigaciones se centran en el órgano físico, se han desarrollado muchas técnicas probadas que muestran cómo el pensamiento humano se clarifica, se intensifica y se agudiza su inteligencia cuando el corazón físico toma ciertos patrones de vibración. A eso llama coherencia cardíaca. 

Imagínate el poder adicional que guarda el corazón cuando traspasamos su dimensión física para entrar en 'la zona del corazón', el chakra cardíaco, anahata, el pecho... Entonces se convierte en el perfecto traductor de tu ser espiritual.

 

Aquí la ciencia aún no ha llegado con las explicaciones pero el proceso de alineación y expansión sucede igual. No solo tu sistema fisiológico se ordena, hay ritmo, adaptabilidad y coherencia entre los sistemas biológicos del cuerpo sino que eso se convierte en la plataforma perfecta para que opere en ti tu verdadero ser. Es como si pudieras despejar todos los canales ordenando el cablerío de tu televisor para que la imagen se pueda proyectar. Eso es la coherencia cardíaca del corazón. Te permite acceder a las funciones más evolucionadas de tu 'instrumento': la imaginación la intuición, la inspiración. 

Coherencia cardíaca y caballos.

Los caballos vibran en la misma frecuencia que la tierra. Al estar con ellos, entre ellos, interactuando y compartiendo espacio, afinan nuestro propio sistema vibratorio como si fuéramos un instrumento musical. La nota más elevada y en armonía ordena lo que está en desorden. Si a este proceso natural le agregamos consciencia e intención para entrar más profundamente en la sabiduría interna, el resultado se potencia. De pronto te 'caen fichas', comprendes lo que antes te era imposible, te inunda el amor, el perdón, la humildad, la verdad. 

En este taller te invito a aprender y practicar con ellos técnicas que te pongan en coherencia cardíaca, ayudando a que todo tu instrumento (cuerpo, emociones y pensamientos) trabaje de manera más precisa para poder acceder a sus funciones más elevadas. Es como una actualización del software para que puedas descargar nuevas aplicaciones en tu propio sistema.